10 razones para viajar a Bilbao

El otro día una conocida me hablaba de su viaje a Bilbao. Me comentó que no sabía cómo estando tan cerca no había ido nunca y cómo de repente algo dentro de su cuerpo le dijo que “tenía que ir a Bilbao” y fue.

Bilbao es una ciudad muy completa para cualquier cosa, pero claro, que voy a decir yo siendo de Bilbao. Por eso dejo aquí unos puntos argumentados sobre por qué hay que ir al botxo y qué es lo que te estás perdiendo si aún no has ido.

Todas las distancias son cortas

Bilbao tiene lo mejor de un pueblo y lo mejor de una ciudad. En 20 minutos caminando estás en cualquier parte y en 20 minutos andando estás en tu casa desde cualquier lado. A pesar de ser una ciudad “mediana” tiene todos los servicios y establecimientos de una capital europea funcionando como un reloj.

En un par de horas podrás ir a la FNAC, a comer, a tirarte en un parque con un helado sin coger ni uno de los cuatro medios públicos de transporte que tiene la villa.

Probar los marianitos

El vermuth en el botxo tiene vida propia, lo elevan, como pasa con casi todo, a la categoría de arte y le ponen nombre: EL MARIANITO. No habrá bilbaíno de bien que no te lleve de marianitos si vas a visitarle, a partir del tercero querrás pillarte un piso en el casco viejo, hacerte socio del Athletic y votar al PNV.

Hay multitud de recetas, algunas llenas de fantasía. Básicamente consiste en 2/4 de martini ¼ de Ginebra, ¼ de Campari, un chorrito de angostura, mucho hielo y una corteza de naranja. Mi preferido es el de la taberna Ander de Barrenkale. Si tienes suerte podrás pillar la mesa de madera que tiene fuera y entonces todo será perfecto.

Probar los pintxos

Gozan de popularidad y seguramente hayas oído hablar de ellos. Las instituciones, a través de miles de campañas de turismo, se han encargado de instalarlo en la mente de todo el mundo.

Es verdad, están para caerse de espaldas y acompañados de marianitos, siempre y cuando no llueva ,te harán sentir en el cielo.

Los cocineros de las tabernas llevan años innovando, probando texturas y sabores, poniendo un palillo en obras faraónicas de ingredientes de primera. Tu estómago no es tonto, te lo agradecerá soltando dopamina si le regalas un bocado a las dos de la tarde de un domingo.

Ir a ver un partido del Athletic

El Athletic es y siempre será una institución por si sola. El equipo bilbaíno mueve a las masas botxeras semana tras semana y llena la calle Pozas de seguidores siempre que juega en casa.

El club mantiene desde su fundación una filosofía única. Ficha sólo a jugadores de la región o invierte dinero en la educación y el desarrollo profesional de jugadores jóvenes para después hacerles debutar en el primer equipo, reduciendo notablemente sus costes en el mercado de fichajes y consiguiendo una vinculación única de los jugadores con el equipo.

Además el Athletic acaba de estrenar estadio, San Mames Berria, una obra arquitectónica impresionante que recoge el espíritu de sus antecesores.

Pasear por la ría del Nervión

Con la crisis de la industria naviera a mediados de los 80, Bizkaia tuvo que recomponer y repensar toda su estrategia económica. Los astilleros y las hacerías se habían quedado obsoletas y esto provocó, entre otras cosas, altos índices de paro y un espectáculo desolador en ambos márgenes.

Bilbao se recompuso de aquel duro golpe con el cierre de los Astilleros Euskalduna como punto mas caliente y empezó a limpiar la ría de vertidos y restos para comenzar una nueva etapa.

Astilleros euskalduna
Pasear por la ría es hacerlo por un museo de la arquitectura. El Guggenheim, las torres Isozaki, el palacio Euskalduna, la torre Iberdrola, el ayuntamiento, la iglesia de San Antóno o el Mercado de la Ribera crearán una postal perfecta para posturear en tus fotos de Instagram.

Bilbao salió de aquel agujero volviéndose una ciudad de servicios orientada al turismo y al comercio con importantes inversiones. Parece que la jugada salió bien.

Conocer de primera mano a los bilbainos y bilbainas

Pese a parecer un cliché, las gentes de Bilbao son algo muy a tener en cuenta. Una sociedad marcada por la política (durante muchos años conflictiva), la iglesia, la gastronomía, el deporte, la ciencia y el arte que convive en un valle entre varias montañas y que ha desarrollado con el tiempo una manera única de ser.

Se dice de los botxeros (que así es como se les llama) que son cerrados. Eso no es totalmente cierto. Reservados de entrada, quizás, pero de cortesía impoluta y muy serviciales con aquel que consideran su amigo.

Cuadrilla de Txikiteros
Respecto a las “neskas” (chica en euskera), posiblemente hayas escuchado que son huesos duros de roer a la hora del cortejo. Piensa mejor que quizás quien te lo ha contado es un poco torpe en el arte de la seducción y lo utiliza de escusa.

Los bilbaínos viven felices y así lo demuestran numerosas estadísticas. Amantes del buen comer y de la vida en familia, la sociedad bilbaína mira mas para su ombligo que para fuera, pero se remanga la camisa para echar una mano siempre que sea necesario sin mirar a quién.

Subir al pagasarri

Bilbao es conocido cariñosamente como “el botxo” (agujero), debido a que se encuentra en las faldas entre varias montañas.

Uno de los mas emblemáticos y excursión anual obligada de cualquier bilbaino que se precie, es el Pagasarri. Con tan sólo 671 metros de altitud y un refugio de primer nivel en su cima, es el plan perfecto para un sábado por la mañana antes de la hora del marianito.

Durante la subida te cruzarás con alegres montañeros, familias y cuadrillas que suben y bajan conversando animadamente y siempre saludan. Merecen especial mención la peña del Athletic situada en medio del camino, el refugio con chimenea de leña y comida casera y unas perfectas vistas de toda la comarca.

Vistas desde el Pagasarri
Para los mas montañeros, una vez alcanzada la cima, se puede seguir dirección al Ganekogorta (997m)

Acudir a la Aste Nagusia y ver a Marijaia

A finales de los años 70 un grupo de agitadores culturales, representantes vecinales y farándula en general, crearon un concurso de ideas para lanzar unas fiestas populares.

Tal fué el éxito que a día de hoy, la semana grande bilbaína es patrimonio de la humanidad por la UNESCO, atrae a miles de turistas y llena de color y vida una ciudad que de por sí no festeja demasiado durante el resto del año.

A partir del 15 de agosto da comienzo la ASTE NAGUSIA (Semana grande) con el tradicional txupinazo y salida de Marijaia (muñeco que representa a una mujer con los brazos levantados), durante 9 días, concursos gastronómicos, conciertos, barracas, conciertos y ambiente en general hacen que todos los bilbaínos olviden su rutina por una semana. Especial mención merecen las txoznas (casetas) de varios metros de altura que pueblan El Arenal y ofrecen su propia programación de eventos paralela a la del ayuntamiento (normalmente de mucho mejor gusto que la del consistorio)

Txupinazo de Aste Nagusia
La bebida estrella en estas fechas es el Kalimotxo, mezcla de vino de cartón y cocacola al 50% que alegra cuerpo y alma de los bilbainitos hasta altas horas de la madrugada en vasos de litro conocidos como Katxi.

Descubrir el clima de Bilbao

Se dice de Bilbao que es una ciudad gris, donde siempre está lloviendo y un manto de nubes cubre su cielo. No es totalmente cierto, en Bilbao llueve y llueve mucho, sí. Sin embargo son habituales los días de “nubes y claros y la temperatura raramente tendrá picos de mucho frío o mucho calor.

Hay largas temporadas de clima templado con el sol en lo más alto que los botxeros aprovechan para ir a la playa y ponerse morenos, surfear o jugar a las palas.

Si te llueve en tu viaje, esperemos que sea xirimiri, lluvia muy fina típica de la villa que cae de lado y que ha dado lugar a numerosas canciones de txikiteros (cuadrillas que quedan para cantar canciones y beber vino).

Capital del mundo

Si con estos nueve puntos anteriores no lo tienes claro te diré que Bilbao es conocida como “la capital del mundo”. Se dice que Bilbao existe desde antes que el Big Bang, Dios, por supuesto, es de Bilbao. Jesucristo, en un alarde de humildad, pudiendo nacer en Bilbao, nació en Belén. En Bilbao se inventaron la rueda, internet y la máquina de vapor, se descubrió la penicilina, el acido acetil salicílico y se desarrollo el sistema numérico tal y como hoy lo conocemos.

Puede que esto último no sea cierto, pero ya sabes… nunca le lleves la contraria a uno de Bilbao.

mapamundi de Bilbao

Si quieres leer más artículos como este echa  un vistazo a las categorías de contenido, si te gusta escribir y querrías hacerlo para empresas, únete a Temperance Writers. Por último, si lo que necesitas es contenido sobre este u otros temas para tu marca, contacta con un redactor de contenidos.

10 comentarios en “10 razones para viajar a Bilbao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *