¿Por qué soy del Athletic?

No tengo ni idea de fútbol. Es lamentable, lo sé. Pero cuándo repartieron las pasiones a mí me tocaron otras historias.

Tengo una cosa clara. Soy del Athletic Club de Bilbao. No sabría decirte la alineación ni cuántos goles llevan en liga. Seguramente no haya visto más del 20% del tiempo que el equipo ha jugado esta temporada y tampoco sé si Gurpegi sigue en el primer equipo. Mis amigos ahora mismo se están llevando las manos a la cabeza.

Entonces… si no entiendo de fútbol y no tengo ni idea sobre mi –en teoría- equipo… ¿Por qué tengo tan claro que soy del Athletic de Bilbao? eso es lo que vengo a contaros aquí hoy.

Me apetecía ser de un equipo de fútbol

Hay que ser de un equipo de fútbol, lo contrario significaría un suicidio social. Tienes que tener cuidado en cual escoges. Cuando me decidí por el Athletic de Bilbao, obviamente por cercanía, me esforcé en intentar entender aquello que acababa de llegar a mi vida, mi equipo de fútbol.

No se cómo convencí a mi padre para que me sacará un abono de temporada (ojalá ese documento esté en algún lado y pueda recuperarlo) y fui a ver los partidos cuando entonces se jugaba los fines de semana. Yo era menor de edad, creo que rondaba los 15 o 16 años y algún familiar se preocupaba de prepararme algún tipo de merienda con refresco.

No sé si mi familia lo sabía, nunca han sido muy futboleros, pero me pillaron el abono en la zona más radical del campo, Herri Norte (Preferente Norte Baja) compuesto mayoritariamente por peñas de alegres bizkaínos deseosas de aupar al Athletic a lo más alto a base de aguerridos cánticos, turutas, enormes banderas, puros, bocadillos gigantes y escasos pero intensos lanzamientos de sillas, sobre todo a jugadores de popular antipatía y de marcada identidad española. Cuando eso lanzar sillas no estaba tan mal visto como ahora. XD

Desde mi sitio no se veía bien, por lo que el espectáculo popular era mi mayor diversión y de vez en cuando me veía debajo de alguna pancarta gigante por el acercamiento de los presos o cualquier otra reivindicación.

La verdad es que fue una increíble experiencia y sentí, por decirlo de alguna manera, a eso que llaman la familia rojiblanca.

El Athletic inundó bastante mi vida en aquellos años y al parecer, según cuenta mi familia, salía loco del estadio. Yo sólo recuerdo latas de bonito gigantes, baños de cemento y mármol, el arco de San Mamés y algunos días… una intensa lluvia.

Un club único en el mundo

Me interesé entonces por la filosofía del Athletic, en concreto por la idea de jugar sólo con jugadores vascos o que hubiesen salido de la cantera de Lezama.

Habían decidido ir a contracorriente. Cuando el mercado dictaba lo que era bueno y lo que no ellos decidieron que nadie tenía que medir a sus jugadores, salvo para comprarlos. Esto hizo que decenas de niños y niñas desearan jugar en el Athletic. A día de hoy, algunos son parte del primer equipo. Contribuyendo a que se genere un tremendo impacto (además de económico) en el concepto que la sociedad tiene del deporte así como que se valore el trabajo desde abajo para construir una identidad, en este caso, deportiva. Eso señores, debería ser el fútbol.

Las personas que hacen eso de “tener dos equipos” te dirán en su mayoría que su segundo equipo es el Athletic de Bilbao. ¿Por qué? Buena pregunta. El equipo no juega, hace más grande el fútbol. Que a nadie se le olvide Julen Guerrero.

Con el Athletic pasan cosas

He visto a gente llorar más allá de Burgos. Concretamente en Madrid, cuando bajamos a apoyar al equipo en la final de la Copa. Perdimos, sí. Pero aquella fue una experiencia de carretera inolvidable. Cuando llegamos a Lerma, parada habitual de la N1, habían puesto un escenario y banderines… con el Athletic se nos va la olla.

El club no gana siempre y lo tiene difícil para plantar cara a algunos de estos equipos Pepsi que pueblan la liga de las estrellas, pero mantiene una actitud guerrera que provoca una eterna empatía. Si no me creéis, id a San Mames.

ser del athletic de bilbao

La catedral del fútbol

Estar en pozas una tarde importante es sentirse en la Roma del Coliseo. No en vano, San Mamés amansó a los leones en el circo y Aureliano, el emperador de la época, lo mandó matar clavándole un tridente después de un montón de torturas. El estadio se llama así porque en las obras de construcción del primero apareció entre los restos de una vieja ermita una alegoría de San Mamés y de ahí… lo de los leones. Hay otra teoría que dice que es porque se construyó junto al asilo de San Mamés. En cualquier caso, estamos hablando de LA CATEDRAL.

El anterior campo era necesario renovarlo y cuando las administraciones públicas se ofrecieron a sufragar parte del coste de la construcción del nuevo, algunos sectores pusieron el grito en el cielo. ¿Cómo se podía financiar una instalación deportiva de un club privado? La respuesta es simple, el Athletic no es sólo un equipo de fútbol, repercute en casi todo lo que ocurre en Bizkaia y la mitad de la hostelería de Bilbao le debe muchísimo al juego de los leones. En Bilbao no sabemos hacer las cosas a medias y tuvimos que construir la mejor instalación deportiva del mundo, no es casualidad, en ese momento también teníamos al mejor alcalde del mundo…

Son estas las razones por las que me hice del Athletic… supongo que distan muy poco de las de aquellos que son del Betís, el Sporting o el Real Madrid pero que le voy a hacer… a mí me gusta el fútbol.

Si quieres leer más artículos como este echa  un vistazo a las categorías de contenido, si te gusta escribir y querrías hacerlo para empresas, únete a Temperance Writers. Por último, si lo que necesitas es contenido sobre este u otros temas para tu marca, contacta con un redactor de contenidos.

Un comentario en “¿Por qué soy del Athletic?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *