Tortilla de patatas para triunfar en una primera cita.

Tiempos de crisis, no se puede ir siempre a restaurantes. Supongamos que el año da la vuelta y la persona a la que tienes el ojo echado se pone a tiro. Tú lo sabes mejor que nadie, estas cosas pasan. ¿Cómo hacer para no cagarla? ¿Será la misma que en la foto? ¿Pensará que eres idiota?… cuántas preguntas… y aún no te has hecho la más importante ¿Sabes hacer una tortilla de patatas?

hacer tortila de patatas

En efecto. Lo único que garantizará tu éxito en una cita será una tortilla de patatas perfecta.  Si pasas el filtro del primer contacto, deja a la otra persona K.O. con la siguiente frase:

  • Sé hacer tortilla de patatas.

Acabas de atravesar una puerta de no retorno. Nadie dice que sabe hacer una tortilla de patatas y luego no le invita a la otra persona a probarla. Es como ir a misa y no dejar limosna. Tu momento es ahora.

Cualquier receta es una interpretación, no lo sigas al pie de la letra, si te fijas no hay cantidades exactas ni tiempos precisos. Ponle pasión, y ya.

Ingredientes para una tortilla de patatas perfecta

Ingredientes de la tortilla de patatas

Huevos:

5 huevos, píllalos buenos, no son tan caros, saben mejor y sientan mejor también.

Patatas:

4 patatas gordas. Sí, gordas. Ni redondas, ni pequeñas, ni medianas, utiliza 4 patatas gordas.

Aceite:

Abundante, media sartén. O L I V A. Gracias.

Otros:

Cada uno es friki de algo. A mí me parece estupendo, apertura mental. Yo he probado esta receta con cebolla y no me ha gustado tanto como la que no lleva cebolla. Claro que me ha gustado, es muy buena receta, pero la prefiero sin cebolla. A mí la cebolla me gusta en la ensalada o en los perritos calientes. Podéis echarle lo que os dé la gana, intentad que encaje.

Sal:

Un puñado generoso, o dos depende como lleves la tensión, recuerda que es una primera cita y por lo tanto una primera impresión. #haiku

Pimentón:

Esto cada cual. A veces le hecho cayena, dicen que es afrodisíaco. Dicen tantas cosas… Una vez le eché colorante alimentario, tampoco fue para tanto.

cayena en la tortilla de patatas

Utensilios

Una espátula de madera:

Es esa cosa alargada, ancha y plana que parece una pala. Sirve para remover las cosas y que no se fastidie la sartén. Creo. Es bastante cómoda y no deja sabor metálico en los platos.

Un cuchillo bueno:

Vas a partir patatas. Yo uso uno grande por el tipo de corte que luego os contaré pero si haces el corte más clásico, el que hace nosequé con el almidón entonces… usa uno pequeño pero matón, que cruja la patata.

Una espumadera:

Es un utensilio que parece un colador… pero no. Sirve para sacar las cosas de la sartén sin quemarte y dejar el aceite dentro. Seguro que tienes una en casa, sino, baja al chino más cercano, es fundamental para la receta.

Un bol:

Grande, para batir los huevos y para la gran masa final.

Elaboración de la tortilla de patatas.

Pela y parte las patatas

Coge una sartén de esas que no están hechas una chapuza. Si no tienes una buena sartén en casa empiezas tu cena marcándote retos. Una buena sartén es casi el 50% de tu tortilla de patatas. Las venden muy baratas.

Pon aceite a gusto, hasta la mitad de la sartén. Vas a freír patatas y se fríen mejor con aceite abundante. Luego ese aceite se puede utilizar otra vez.

Mientras eso se calienta, tarda unos 7 minutos en una cocina de fuego (Por cierto… la cocina de fuego es mejor) puedes ir pelando las patatas. Para este laborioso proceso yo tengo una playlist de spotify que me da todo el buen rollo.

Es mejor pelar las patatas con un pelador de esos que venden en el ikea. Ris, Ras. Sin complicaciones. Después parto las patatas por la mitad horizontal y apoyo la patata sobre la superficie plana para hacer tres cortes en horizontal y tres en vertical. Quedan unos dados rectangulares bastante cómodos  para transportarlos. Haz eso con las 4 patatas gordas de las que hablábamos antes.

cómo pelar las patatas para la tortilla

cortar las patatas para la tortilla

Sazona y fríe las patatas

Echa sal abundante sobre las patatas ¿Antes?… Sí, antes. Y remueve con las dos manos remangadas (y limpias) todas las patatas con la sal y espera a que el aceite esté caliente.

remueve las patatas con la sal

Échalas todas a la sartén, que se lo pasen genial en el jacuzzi unos 25 minutos, le vas dando vueltas de vez en cuando procurando que no se te quemen por ningún lado, utiliza para esto la espátula de madera. Paciencia.

En esos 25 minutos te da tiempo a muchas cosas. Yo aconsejo abrir una cerveza que marida muy bien con la tortilla de patatas. Entre que cuentas tus aventuras y la otra persona te cuenta las suyas anda pendiente de las patatas, tienen una habilidad muy loca para quemarse y eso sería un fuera de juego. Me encanta usar símiles deportivos.

freir las patatas

Bate los huevos

En eso que estás con la cerveza y la persona que has conocido esta tarde se muestra tan atractiva como inteligente. Puedes pensar que empieza la segunda parte. Es hora de batir los huevos.

Hemos quedado que eran 5, echamos uno más que patatas gordas ¿Has revisado que no se estén quemando?

Rómpelos, pero rómpelos bien. Abertura con el dedo gordo y que se desencaje limpiamente. Ni plumas, ni cascaras, ni trozos de nada. Esa masa tiene que estar limpia, los huevos frescos y el recipiente impoluto.

Utiliza para removerlos ese instrumento que parece la baqueta de un baterista de jazz. Efectivamente, ese utensilio tiene varias funciones aparte de decorar la cocina con una ergonomía tan impactante. Batir los huevos es una de ellas. No aparece entre los utensilios sugeridos porque es más difícil de encontrar y porque puedes hacer lo mismo con un tenedor.

Dale caña con cabeza. Cuando creas que le has dado ya un par de impulsos echa el pimentón o la cayena. Al gusto, picante o no. Le da algo más que color. Y el color es muy importante. Añade un poco de sal, un poco, no la liemos. Bátelos un poco más y prepara esa masa para la invasión de las patatas.

batir los huevos

Crea la masa de tortilla definitiva

Esos 25 minutos ya han pasado y tú has estado bebiendo cerveza, moviendo las patatas, batiendo huevos y echando pimentón. Tu acompañante está flipando ahora mismo. Te va a poner a prueba para ver si vas de farol. Hará preguntas para pillarte. Cuanto más te lo curras más te ponen a prueba. El amor es así. Presta atención en lo que estás haciendo y sortea la situación. Si sabes hacer esas dos cosas a la vez, todo va bien.

Las patatas tienen que tener un aspecto tierno, fuera un poco más duras, pero esa corteza es fundamental, no demasiado marrón, sino amarillo oscuro. Evita por tanto el fuego a la máxima potencia los 7 últimos minutos. Que se deshagan. Que se mezclen y que el aceite pase a un segundo plano.

LAS PATATAS DIRECTAMENTE DE LA SARTÉN AL HUEVO.

Hay grandes mitos en la vida que nunca nos hemos planteado. Este es uno de ellos y yo lo rompí, seguro que lo hice sin darme cuenta.

La cosa es que al mezclar directamente las patatas con el huevo, la sal y el pimentón se crea una masa muy loca y que sabe deliciosa. Es como si hubiésemos fabricado la tortilla antes, los ingredientes ya están hablando entre ellos. En contra de la teoría sobre que las patatas demasiado calientes cuecen el huevo te diré que esto aporta un extra de cremosidad a la tortilla. El huevo y las patatas fabrican una papilla que condensa todo el trabajo que llevas realizando y refuerza los diferentes sabores en forma de crema de tortilla de patatas. Escurrelas en la misma sartén y directas al huevo batido, no te preocupes.

crear la masa para la tortilla

Vuelta y vuelta a fuego fuerte

La gracia de esta tortilla de patatas es que adquiere el aspecto de un queso gruyer, te pone a salivar a la primera. Ahora necesitas toda tu concentración.

Pon el fuego a tope y quita casi todo el aceite de la sartén, deja un poquito, recuerda que las patatas las has echado directamente de la sartén y guardan aceite, no hace falta más. El fuego a tope, quieres tostar desde el principio la masa por los dos lados pero que el centro quede caliente y con aspecto cremoso.

Cuando veas que es imposible que la sartén esté más caliente echa la masa, cuenta hasta 30 mientras defines los bordes con la espátula de madera, el lado de abajo tiene que cuajarse pero el de arriba tiene que mostrar aún el aspecto de la masa. Pon un plato más grande que la sartén sobre los bordes y sin pensártelo demasiado haz un giro rápido y seco, da igual lo que te parezca que puede pasar, es a vida o muerte, haz un giro rápido y seco.

hacerla por un lado

hacerla por el otro lado

Vuelve a volcar la masa sobre la sartén y cuenta de nuevo hasta 30 para conseguir un tostado perfecto por el otro lado. Recuerda, masa, fuego fuerte y giró rápido y seco. Menea la sartén como si fuese un cubata con hielos y deja que se vaya distribuyendo dentro de la corteza de huevo tostado que lo cubre. Cuando hayas contado hasta 20 vuélcalo por última vez sobre el plato.

Llevas 40 minutos cocinando. Todo el esfuerzo habrá merecido la pena si al realizar un corte seco observas claramente el aspecto de queso gruyere. Ya no hay marcha atrás, acabas de empezar una cita perfecta.

la tortilla de patatas perfecta

Buena suerte.

 

Un comentario en “Tortilla de patatas para triunfar en una primera cita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *