Pásate al inbound marketing y atrae clientes cada día que pasa.

INBOUND MARKETING

Seguramente a estas alturas ya eres un (o una) profesional del inbound marketing. Manejas presupuestos ajustados con gran retorno de inversión. Dominas la atracción de clientes y eres un SEO Ninja, o conoces a alguien que lo es. Bienvenido (o bienvenida) en cualquier caso. Hemos venido a hablar de atracción y nada atrae más que un cuerpo desnudo. A continuación algunos consejos para empezar aplicar inbound marketing en tu estrategia.

Abre tu marca al mundo.

Según 40 de Fiebre, a los usuarios no les importaría si el 92% de las empresas desapareciesen. La publicidad ha terminado por enojar a los consumidores hasta el punto de que las marcas ni siquiera logran despertar empatía con su público.

La intimidad se sobre estimula en las organizaciones y con ello la pérdida de notoriedad. Lo primero que debe hacer una marca cuando quiera empezar con el inbound marketing es decidir qué va a exponer. Cuál es la información sensible con la que piensa sobresalir. El marketing de atracción se basa en generar las propias raíces. No en alquilar espacio publicitario a Facebook o a Google. Sino estar presente en Internet ofreciendo información de valor a una audiencia cualificada.

Lo explica mucho mejor Brian Halligan, CEO y fundador de HubSpot (agencia especializada en inbound marketing)

 ¿Cómo se utiliza el inbound marketing?

A través de contenidos especializados en las plataformas y formatos que le interesan al “buyer persona” o los targets que se hayan definido. Una vez atraído el público, hay que hacer seguimiento del ciclo de compra, estudiar cómo cada usuario pasa de ser un extraño a convertirse en promotor de la marca y continuar impactando a lo largo del embudo para desplazar al consumidor hacia el objetivo.

Analítica y medición

Hay dos métricas clave que se deben tener en cuenta en una estrategia de inbound marketing. El CAC (coste de adquisición de cliente) fácil si lo monitorizamos a través de Google Analytics asignándole un valor a cada usuario que completa una compra. Y el LTV (Lifetime Value) o valor de vida del cliente, resultado de multiplicar el valor medio de cada visita con compra, por el número de compras al año y el total de años que ese usuario ha permanecido como cliente.

El LTV debe ser mayor que el CAC para determinar que la estrategia de inbound está siendo rentable. Eso significa que el coste de adquisición ha sido menor que el valor real del cliente en el medio y largo plazo. En otras palabras, el primer impacto de inbound estaría aún cosechando rentabilidad.

Si estás pensando en empezar a construir el storytelling o la estrategia de atracción de tu marca no lo dudes, ponte en contacto con un redactor de contenidos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.