El año que fui redactor de contenidos

Diré que ha merecido la pena. Que todo el mundo debería ser autónomo al menos una vez en la vida. Es como ver ganar a tu equipo con mucho sufrimiento un día de lluvia sobre el campo embarrado.

El año que fui redactor de contenidos

Cuando era pequeño quería ser escritor, no me preguntéis por qué, unos querían ser bomberos, otros futbolistas… a mi me gustaba querer ser escritor. En algún momento me desvié y me hice publicista, quizás de no ser así nunca hubiese imaginado convertirme en redactor de contenidos freelance.

escritor freelance

Ser redactor de contenidos freelance en España

Lo primero aclarar que yo no soy redactor de contenidos, sino de contenido. El nombre contenido es el correcto porque ya hace referencia a algo plural. Pero tiene más búsquedas “redactor de contenidos” y en este negocio el SEO es muy importante.

Ser redactor de contenidos freelance en España es una aventura, compuesta de anécdotas y largas horas frente al ordenador. Los y las redactores de contenido, más conocidos como copywriters o simplemente copys invertímos parte de nuestra vida en la burocracia y la mayoría venimos del arte de la publicidad o del periodismo. Los que somos de marketing tenemos algunas nociones de mercado y de pagos por clic.

Con frecuencia somos escritores millenial nacidos en los 80 y crecidos en el apogeo de internet y las redes sociales. Hijos e hijas de un sistema cambiante tecnológicamente y donde las palabras seguían sirviendo para comunicarse a través de los blogs o los medios online.

España es un país donde esta profesión es respetada e incluso a veces halagada. Políticos, empresas, escritores y autoras de renombre han tirado en alguna ocasión de las virtudes de un redactor de contenidos. La mía es solo una historia más. Que a día de hoy vive un año.

Al detalle

Esta es una historia de papeles y transporte público. De palabras y código, de impuestos y de no tener jefe (o tener muchos, según cómo se mire) atrás quedan días de ducharse para aclarar los párrafos sin saber cómo cumplir con las cuotas trimestrales, bodas en las que no sabes muy bien qué decir cuando te preguntan a qué te dedicas o tardes envueltas en descripciones.

Van para la posteridad cientos, miles, centenares de miles de palabras que dejaré como descendencia. Por delante, la sensación de que haber llegado hasta aquí merece intentarlo un poco más. La templanza nos guía, sería absurdo no seguir a tan magno arcano mayor.

Ha sido la experiencia profesional más enriquecedora de mi vida y creo que vendiendo casas, arreglando ordenadores o redactando contenidos todo el mundo debería probar la loca experiencia de ser autónomo en España. Me levanto por las mañanas con la sensación de que mi trabajo es útil y que la auto exigencia es el mejor compromiso con uno mismo.

Cada vez que me siento a escribir una nueva historia lo afronto con las mismas ganas. No he perdido en un año la virtud del primer día. No ha sido fácil, qué duda cabe, venderse a uno mismo es difícil. Pero cierto día, un martes o un viernes cualquiera, ves tus palabras funcionando y piensas…

Ey, esto es lo que yo llamo un trabajo bien hecho.

Temperance Writers

Costes de ser redactor de contenidos

Para aquellos que estén pensando en iniciarse en la redacción de contenidos sólo puedo hablar de mi experiencia. Entre los meses de Noviembre de 2016 a 2017 he abonado entre 150 y 500 euros al estado de forma periódica. Todas, partidas de gasto debidas a mi actividad profesional. Hasta donde yo sé los servicios de redacción de contenidos llevan un IVA del 21%.

Mucha gente pregunta si ser autónomo es caro, bueno, no es un camino de rosas. Pero a falta de una política para dinamizar el país, el gobierno ha decidido abrir las puertas al auto empleo a través de cuotas reducidas y apoyo a los más jóvenes. Lo que está atrayendo a muchos universitarios al trabajo remunerado. Ampliando el mercado y por supuesto, la competencia. Para los que empiecen ahora además está mucho más barato.

Por lo general se debe pagar una cuota y cada tres meses devolver el IVA facturado. En una situación normal (todos los clientes pagan y a tiempo) sería como tener un alquiler. Hay que echar muchas horas comerciales y esas no están cubiertas y como te pongas enfermo, estás jodido. Aprovecho desde aquí para dar las gracias a todos los que me han acompañado en este camino.

Sin la familia y los amigos un redactor de contenidos no es nadie.

Temperance Writers

No pagar una cuota mensual significa una multa que afortunadamente (y gracias a mi asesora) aún no he tenido la mala suerte de encontrarme.

Mientras tanto aprendes a gestionar tu balance de caja, a organizar tareas, a negociar, a trabajar en equipo. Aprendes a solucionar problemas y a saber que si hay trabajo, hay resultados. Aprendes a vivir de tu trabajo y en el caso de un redactor de contenidos, a vivir de las palabras.

A mis hijos no les faltará un cuento, eso seguro.